Sala de Prensa
Nuestra empresa

CEMEX desarrolla isla flotante de concreto para revitalizar manglares

24 de Noviembre de 2016

Una ingeniosa solución diseñada en colaboración con profesores y estudiantes de la Universidad de Siracusa utiliza concretos especiales de CEMEX para revitalizar bosques de manglares y evitar inundaciones en las áreas urbanas.



A simple vista, los bosques de manglares aparentan ser sólo matorrales y pequeños árboles que crecen en las costas tropicales. Sin embargo, son una forma fascinante de vegetación a pesar de su apariencia engañosamente sencilla. Adaptadas a condiciones difíciles, estas plantas crean un hogar para muchas especies de aves migratorias y vida marina. También son adeptos secuestradores de carbono, sacando C02 de la atmósfera. En las líneas costeras actúan como una de las barreras más efectivas contra la erosión eólica y costera y, por lo tanto, ayudan a prevenir las inundaciones, como explica el vídeo anterior.

A pesar de su lugar esencial en el ecosistema, se ha perdido más del 35% de los bosques de manglares por efectos de la contaminación, la presión demográfica, desastres naturales y cambios en el uso de la tierra. El crecimiento urbano contribuye a la devastación de la costa, provocando la pérdida de vegetación y hábitat, así como las inundaciones. En CEMEX estamos comprometidos a enfrentar los desafíos de la urbanización, por lo que en el verano de 2015 los expertos de nuestro Centro de Investigación en Suiza (CEMEX Research Group AG) se reunieron una vez más con profesores y alumnos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Siracusa para estudiar formas en las que el concreto pudiera contribuir a una urbanización resiliente en las áreas costeras.

"Tomamos inspiración del rizolito: un sistema radicular encerrado en materia mineral que se crea a través de procesos de erosión y cementación y que protege y fortalece la composición natural de la tierra", explicaron Roger Hubeli y Julie Larsen, profesores de arquitectura en la Universidad de Siracusa. "Así que nuestra propuesta para Isla Rhizolith es un sistema de rompeolas compuesto de una especie de ‘raíces’ de concreto y manglares plantados que, cuando se ponen flotando sobre el agua, actúan como un rizolito tanto artificial como natural", añaden.

La Isla Rhizolith consiste en un mosaico de estructuras de concreto flotante con una "cabeza" y una "aleta" que también funciona como semillero de manglares. La cabeza fue hecha a mano con un concreto CEMEX ligero - más ligero que el agua, por lo que flotaría a pesar de los agujeros que pinchan el diseño de la estructura. Estos agujeros disipan efectivamente la fuerza del agua durante las oleadas de tormenta, contrarrestando así la erosión costera. La aleta, que fue diseñada para funcionar como un hábitat marino, ofreciendo refugio para peces y superficies para percebes, fue construida con un cemento dúctil de alta resistencia de CEMEX. De este modo, la Isla Rhizolith ofrece una solución para la restauración de manglares—reduciendo así la erosión de las costas y previniendo inundaciones—y para la restauración de formas de vida cruciales para los ecosistemas.

Aunque la tecnología del concreto ha sido ampliamente aplicada en la protección de litorales, las soluciones siguen siendo diseñadas desde una perspectiva tradicional de ingeniería. La Isla Rhizolith se destaca porque fue diseñada para facilitar una síntesis con cualquier forma de vida del entorno. Se calcula que dentro de 5-10 años, la creciente sedimentación restaurará las costas adaptándose a las estructuras de concreto, con los manglares creciendo en ellas y anclándose en el suelo recién depositado. "A medida que los manglares crecen, sus raíces y peso romperán completamente el concreto y tomarán posesión para convertirse en un amortiguador, natural y permanente, para absorber agua y reducir las inundaciones durante las tormentas", dijeron los arquitectos. " Los restos de la estructura promoverán el crecimiento de arrecifes de coral".

“Estamos desarrollando una solución que lejos de resistirse, se adapta y forma parte del comportamiento de la naturaleza”, dijo Davide Zampini, titular del CEMEX Research Group. “Mediante la Isla Rhizolith, estamos desarrollando un nuevo enfoque en urbanización—la construcción de soluciones que adoptan a la vez que fortalecen una relación simbiótica con la naturaleza. La conceptualización de las ciudades sacará partido de la resiliencia que ofrece la naturaleza”.

El proyecto Isla Rhizolith fue probado en Cartagena, Colombia, donde se construyó un prototipo el cual fue expuesto en la Reunión del Concreto 2016. Los datos capturados de este piloto ofrecen información base para la construcción de prototipos, en dos sitios adicionales en Colombia, que serán probados más adelante, a medida que la investigación continúe.


CEMEX es una compañía global de materiales para la industria de la construcción que ofrece productos de alta calidad y servicios confiables a clientes y comunidades en más de 50 países del mundo. Al celebrar su 110 aniversario, CEMEX mantiene su trayectoria de beneficiar a quienes sirve a través de la constante búsqueda de soluciones innovadoras para la industria, mejoras en eficiencia y promoviendo un futuro sostenible.